La pandemia, maquillaje del gasto público

El diputado Mario Vadillo cuestiona a la administración provincial por la gestión en distintos aspectos, sobre todo en servicios públicos.

 

Por Mario Vadillo- Diputado provincial

Desde años se repite la práctica habitual de ir culpando hacia atrás los desmanejos de gestiones gubernamentales anteriores; y de ir pateando hacia adelante decisiones que queman en la agenda de la ciudadanía.

Este año en particular, apareció en escena un actor internacional “Covid-19” y la pandemia.. aún reinante. Y ello motivó el traslado de la responsabilidad de la crisis económica, sanitaria y social que atraviesa la provincia a un hecho imprevisible.

Sin bien es cierto, que muchos países se vieron sorprendidos por ésta pandemia, aun las primeras potencias, a Mendoza le fue aún peor porque la provincia ya estaba en rojo, y en ese estado le fue entregada al actual Gobernador Suarez, a quien le está explotando en sus manos el globo que gestiones anteriores pretendieron inflar para distraer a la ciudadanía.

El ex Gobernador y actual diputado nacional Alfredo Cornejo, se jactaba de haber tenido una gestión ordenada, eficiente, reordenando y ajustando la planta de empleados públicos, pero acomodando a su gente de confianza en organismos estratégicos: Tribunal de Cuentas, Epre, Emop, Osep, Irrigación, Suprema Corte de Justicia, Procurador, solo por nombrar algunos.

Otro motivo es la imposibilidad de no contar con el roll over y la lucha eterna con la oposición justicialista, lo que “empuja” a Suarez a la industria extractivista de la minería para juntar algunos pesos aunque eso se traduzca en “reventar” a algún departamento, el ambiente, el agua. Ojo que las regalías las sigue cobrando, pero decidió bajarles IIBB. No se plantean otra posibilidad, otro fomento a cualquier industria o actividad para potenciar a Mendoza, por ejemplo el turismo; bueno no, con el turismo se hace una pantomima. Miles de trabajadores de ese sector no han tenido ningún tipo de asistencia desde el inicio de la pandemia pero el fin de semana pasado, se utilizó un helicóptero sanitario para “promocionar” el turismo en la provincia, del cual no se tiene certeza ya que al pedido de informe realizado, por lo que la ley 9070 exige, respondieron lo que les convenía.

Hoy la provincia está emitiendo letras para pagar aguinaldos, porque está en default, lo básico que debe mantener es el pago de salarios, y ya no está pudiendo hacerlo

Y así continúa el carrusel de malas decisiones; si nos circunscribimos a los servicios públicos, ya pasó la audiencia pública por el aumento solicitado por Aysam. Una empresa deficitaria que sigue dando manotazos de ahogado, el estado provincial no realiza los aportes que por ley le corresponden, de los USD160 millones solo se han utilizado 60, de los cuales 30 fueron para pagar sueldos por Paco Perez.  La empresa solo gasta en sueldos del personal y mantenimientos mínimos, pero se potabiliza el doble de lo que se distribuye, aumentando el costo de químicos, energía eléctrica, personal y todo eso repercute en un aumento de tarifa; el 50% de la red de aguas y cloacas de la provincia está destruida, se pierde el 70% del recurso.

Con respecto a la electricidad, las distribuidoras siempre han presionado por la necesidad de reajustes, y ésta vez están negociando con el poder ejecutivo, salvarse de sus obligaciones con los usuarios. Buscan aprobar un plan de canje de multas por obras, es decir, EDEMSA debe $225 millones por las sanciones que se les aplica por la deficiencia en el servicio, por mala atención a los usuarios se estipulan en pesos y llegan a los usuarios de manera bonificada en sus facturas, el estado provincial les permitirá no pagarlas a cambio de obras en algunas localidades.

Es un derecho de los usuarios que no puede verse desnaturalizado para compensar el congelamiento de las tarifas y mucho menos si se utiliza para “sanear” el incumplimiento de obras e inversiones. Es una indemnización que no puede el estado provincial desnaturalizar, mediante condiciones abusivas, disponiendo de eso para tapar algunas cuentas en rojo. Los derechos de usuarios son irrenunciables y muchos menos por decisión de terceros, el estado, quien debería velar porque los mismos estén garantizados.

Asimismo en la audiencia pública se va a tratar la readecuación del VAD, el aumento del porcentaje destinado al fondo compensador, el reconocimiento de inversiones y obras. Y a nivel nacional un plan de pago de 60 cuotas, 6 meses de gracia con una tasa reducida al 50% por la deuda que mantiene con el productor de electricidad Cammesa por $7.500 millones. ¿Algo más?.

La más reciente audiencia, transporte público, otro bolsillo roto del estado provincial del que solo sale plata, nada queda, nada se ahorra. Desde el inicio del mendotran, un sistema que se mostraba atractivo, posicionando a Mendoza para un plan de movilidad 2030, pero que por el capricho de algunos funcionarios y los plazos siempre al límite, lo largaron así como estaba, y eso se tradujo en que al dia de la fecha de tener 81.6 millones a 94.7 millones de km autorizados a las empresas, lo que hoy cuesta al estado $13.000 millones (3900 casas del IPV). Ya no es discutible el estudio de costos del emop, con los datos del sistema inteligente de transporte SIT más lo que arroja SUBE, no existe excusa alguna para transformarlo en eficiente, eliminando de algunos recorridos los km  muertos, reduciendo frecuencias. Ya si no son eficientes es porque no quieren.

La lista es larga, es un efecto dominó pero sería eterno. Otro jugador cuestionado, OSEP, la obra social más grande la provincia que nadie controla, acaba de solicitar un extra de $200 millones a Hacienda, por la cantidad de gastos que realizó atendiendo a sus afiliados? De todo lo que recauda de sus más de 400 mil afiliados, más lo que el estado le destina en el presupuesto, hace años que no cumplen ni con las prestaciones a los afiliados, ni con el pago a prestadores, quitando prestaciones y profesionales, negando coberturas que por ley corresponden y ello se traduce en elevadísimos montos por juicios iniciados en su contra, lo que hace desbalancear los números que tienen previstos. Eso si, de publicidad, pauta y demás gastos superfluos nadie habla? Cuánto se va por ahí?.

Los números en rojo no son por la pandemia, ella solo dejó al desnudo la verdadera situación que atraviesa la provincia; solo adelantó el show, empezó a salir la mugre debajo de la alfombra que ya había dejado Cornejo. Los hospitales y escuelas en estado deplorable, personal de salud, educación y seguridad sin aumentos, sin paritarias, solo con algunos aplausos que no pagan el plato de comida; alumnos que solo fueron salvados por su “seño”  o profe que no los dejaron abandonados aunque el sistema si.

La falta de decisión política de ser eficientes en la administración de los recursos se paga carísimo, y lamentablemente la pagamos todos, solo algunos pocos se vieron enriquecidos, a ellos la crisis no les llegó. Los funcionarios a cargo son responsables de hacer que el estado funcione, tal como lo hacen en sus casas, quisiera creer. Quizás el año que viene con elecciones muchos se olviden de lo que está sucediendo y eso será gracias a los espejitos de colores que siguen vendiendo, pero que la ciudadanía no está queriendo comprar. La torta a repartir ya no es grande, ya no sobra, y la fiesta se está terminando para muchos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Open chat
Necesita ayuda